Inicio
Actualidad
Enoturismo

Enoturismo en Cataluña: los aficionados que repiten visita no dejan de crecer

Es uno de los pilares en que se sustenta el enoturismo, que cimenta la iniciativa ‘Cataluña. Región Gastronómica Mundial 2025’.

Un 43% de los viajeros de enoturismo que acuden a las bodegas y viñas de Cataluña son extranjeros, frente a un 45% de locales y poco más de un 11% de aficionados al mundo del vino procedentes del resto de España.

El porcentaje de repetidores en las visitas a las bodegas catalanas ha aumentado, los que han visitado más de una vez los viñedos y bodegas se acercan a la mitad, un 48%. Es uno de los valores más positivos, por lo que supone fidelización, según los datos del segundo estudio realizado sobre ‘El perfil de visitantes a las bodegas catalanas’, realizado en 2023 y que se acaba de presentar.

En concreto, el auge de ‘fidelizados’ ha subido 17 puntos, pasando del 31% de hace cinco años al 48% actual, encabezado por los propios catalanes, y cuya edad promedio (de 31 a 50 años) es inferior al resto de perfiles segmentados. Ello significa que se adentran en el enoturismo antes, pese a que de las entrevistas realizados en todas las Denominaciones de Origen se percata que no es un público experto en el mundo del vino, más bien un descubridor.

En general, un 65 % del global de visitantes van a bodegas y viñedos como grupo organizado, lo que subraya la importancia de la intermediación en este segmento. El resto se repare entre los viajes en pareja y los viajes con amigos, emulando la socialización entre viñedos a las que nos remite el recuerdo de películas como ‘Entre Copas’, filme ganador del Oscar a mejor guión adaptado en 2004.

Extranjeros expertos

Otra de las conclusiones importantes del informe es que aficionados locales e internacionales se complementan perfectamente en sus dinámicas de visita a este importante recurso de unas tierras afamadas por sus caldos de D.O más conocidas (Priorat, Penedés...) y la tradición de sus cavas y espumosos. El perfil dibuja un arquetipo de turista de mediana edad 50 años, de hecho, casi cuatro quintas partes tienen más de 40 años.

El visitante procedente de otros países tiene una ‘expertise’ y conocimiento del mundo vinícola superior, una vez en la bodega realiza un mayor gasto complementario en servicios como los de venta directa (tienda).

Para el director de la Agencia Catalana de Turismo, Narcís Ferrer, de la variedad de dinámicas de visita se derivan “oportunidades de negocio como adaptar la oferta a los dos públicos principales, como el catalán en fin de semana y que es un público poco experto, y para el extranjero durante la semana, que sí lo es.”

Enoturismo en Cataluna.jpeg

Los catalanes que se adentran en el mundo del enoturismo se desplazan a las bodegas con vehículo propio y suelen dormir en su propio domicilio, mientras que los extranjeros y nacionales de otras zonas de España duermen principalmente en hoteles de 4 estrellas, o en alojamientos rurales; un 51% pernocta en Barcelona, y un tercio elige pasar la noche en poblaciones cercanas a la propia bodega elegida para la experiencia. Se desplazan para sus visitas mayormente en autocares.

La directora general de Turisme de Catalunya, Marta Domènech, apela a todas las acciones que se están llevando a cabo, como la Estrategia de Turismo Enogastronómico 2022-2027, con el objetivo de situar a la región como destino enogastronómico de referencia a escala mundial. En este propósito, el evento Cataluña. Región Mundial de la Gastropnomia 2025 “es un gran escaparate que nos permitirá tener más visibilidad.”

Región Mundial Gastronómica 2025

El enoturismo es, sin lugar a duda, uno de los pilares del turismo que viene a Cataluña atraído por una buena mesa, Gastronomía, y paisaje, identidad culinaria y fuente de atracción para el territorio. Con estos mimbres se ha iniciado la confección de los preparativos de ‘Cataluña. Región Mundial de la Gastronomía 2025’. Las autoridades catalanas destacan la aportación de un perfil de visitantes como es el enogastronómico, que, de media, realiza un 20% más de gasto en destino y que, además de viajar todo el año, se desplaza por todas las comarcas catalanas del territorio.

Cartel de promocion turistica del enoturismo en Cataluna.jpeg

La idea de crear una ‘región gastronómica mundial’ como nuevo sello distintivo que movilizará a todos los recursos del territorio nace de actores de la propia comunidad autónoma. Los impulsores de la iniciativa son la Bulli Fundation, con el cocinero Ferran Adrià al frente, la Fundació Alícia, así como la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición, empresas de experiencias turísticas, productores artesanales, chefs reconocidos y periodistas especializados en este campo. Todo ello, bajo el paraguas del Institut Internacional de Gastronomia, Cultura, Arts i Turisme (IGCAT).

Entre las actividades programadas para este evento ya se pueden anticipar algunas como las grandes «Rutes de Catalunya per a food lovers; Tasta el Grand Tour de Catalunya; Gastro Mapa, vinculado con las Denominaciones de Origen (DO) del vino y las Indicaciones Geográficas Protegidas de Catalunya; Som Gastronomia Tour, este último, programa de presentaciones a los principales mercados emisores de turísmo enogastronómico en Cataluña, y a sus principales prescriptores.

Las localidades de Falset y l’Ametlla de Mar, en la provincia de Tarragona, contaran con sus propios espacios gastronómicos inmersivos: Centre d’inspiració enogastronòmica de Falset, que permitirá descubrir, entre otros, los cercanos vinos del Priorat, y el ’Espai cuina de mar, un centro de formación, divulgación y degustación de la cocina de pescado y marisco propia de la costa catalana.

Temas relacionados

Dejá tu comentario