Inicio
Tendencias
Tendencias

Tendencias: turismo dark o cómo vender alojamientos donde hubo un crimen

El turismo dark se abre paso como una de las tendencias que más está creciendo: alojamientos en casas abandonadas o comer en la escena de un crimen.

El turismo oscuro o “turismo dark” es una de las tendencias turísticas que más está creciendo en todo el mundo. La idea es sencilla y, para algunos, algo tétrica: ofrecer experiencias singulares en zonas o ubicaciones en las que ocurrieron sucesos “negros”, trágicos o históricos.

Eventos relacionados con la muerte, la tragedia, el crimen o el sufrimiento son las principales ofertas del turismo dark, las cuales ya tienen su apartado destacado en plataformas como Civitatis o Airbnb con una selección de alojamientos y productos turísticos.

La atracción por este tipo de turismo se explica por la curiosidad natural del ser humano por lo desconocido y lo macabro, así como por el deseo de escapar de las experiencias turísticas tradicionales y repetitivas, según las empresas que empiezan a sacar beneficio de este nicho de mercado.

Dos visitantes a Chernobyl durante una actividad dentro del turismo dark.webp
Dos visitantes a Chernobyl durante una actividad dentro del turismo dark.

Dos visitantes a Chernobyl durante una actividad dentro del turismo dark.

Los turoperadores europeos que ya comercializan este tipo de productos aseguran que son uno de los que más se están reservando en Europa en 2024. Y cuidado, porque las actividades no son baratas.

Al tener que asegurarse la seguridad en determinadas zonas, los precios pueden estar un 30% por encima de lo que marcaría el mercado, según la revista Traveller. Un filón dentro de la comercialización turística, según muchos expertos turístics

Estos son los productos del turismo dark que encabezan estas tendencias

  • Visitas a cementerios: los turoperadores organizan ya recorridos por cementerios históricos, como el Père Lachaise en París o el Highgate Cemetery en Londres, que permite conocer la historia y la cultura funeraria de diferentes épocas y lugares.
  • Tours de crímenes y fantasmas: Ciudades como Londres, Nueva York o Edimburgo ofrecen tours guiados que narran crímenes famosos, leyendas de fantasmas y eventos macabros que han marcado su historia.
  • Museos de la tortura y la pena de muerte: Lugares como el Museo de la Inquisición en Praga o el Museo de la Tortura Medieval en Rothenburg ob der Tauber exhiben objetos y relatos relacionados con la tortura y la pena de muerte a lo largo de la historia.
  • Turismo de guerra: Visitar campos de batalla, como Gettysburg o Normandía, o bunkers y trincheras de la Segunda Guerra Mundial, permite conocer de cerca los horrores de la guerra y rendir homenaje a las víctimas.

Dejá tu comentario